Pastelitos de Belém

Pastelitos de Belém

Los pasteles de Belém (o pasteles de nata) son una especialidad de la cocina portuguesa. Son dulces de crema elaboradas según una receta secreta que no ha sido desvelada en casi doscientos años y que, supuestamente, sólo tres personas conocen en el planeta. La pasta base es el hojaldre, y la crema tiene una base fundamental de yema de huevo, leche y azúcar. Se pueden comer tanto en frío como en caliente, y están realmente deliciosos.


INGREDIENTES (para 12 pasteles)

Para el almíbar…

  • 100 ml. de agua
  • 100 gr. de azúcar
  • Corteza de limón
  • 1 rama de canela

Para la crema…

  • 200 gr. de nata líquida
  • 100 ml. de leche
  • 30 gr. de maicena
  • 2 yemas
  • 1 huevo
  • 1 plancha de hojaldre de 200 gr.
  • Azúcar glas (para espolvorear)
  • Canela molida (para espolvorear, opcional)

PREPARACIÓN

Lo primero que vamos a hacer es preparar el almíbar: en un cazo, ponemos todos los ingredientes (agua, azúcar, limón y canela) y calentamos hasta llevar a ebullición. En ese momento, retiramos del fuego y dejamos enfriar.

NOTA: Es importante que el almíbar esté completamente frío a la hora de añadirlo a nuestra crema.

Mientras que esperamos a que se enfríe el almíbar, podemos ir preparando el hojaldre que servirá de base para nuestros pasteles: tenemos que enrollar la masa por el lado más ancho, y cortar rodajas de 1cm de grosor. Cuando las tengamos, aplastamos bien y estiramos hasta cubrir la totalidad del molde. Reservamos en la nevera hasta tener lista la crema.

NOTA: Si no tenéis un molde específico, podéis utilizar uno para cupcakes (¡bien engrasado!) aprovechando los surcos destinados para las cápsulas; os quedarán más bajitos pero igual de buenos.

Precalentamos el horno a 220ºC, con calor tanto superior como inferior.

Ahora vamos a preparar la crema: en un bol, añadimos la nata, las yemas y el huevo y batimos bien. Cuando el almíbar esté frío, lo colamos y lo añadimos. En otro bol echamos la maicena con casi toda la leche y desleímos bien; el resto la calentaremos hasta hervir. Cuando esté bien caliente, la añadimos a la maicena, batimos nuevamente (con ayuda de una cuchara será suficiente) y vertemos sobre la mezcla de nata, huevos y almíbar. Batimos hasta integrar todos los ingredientes.

Sacamos nuestros moldes con el hojaldre, y vertemos la mezcla que acabamos de preparar sobre ellos hasta cubrirlos: si utilizáis uno similar al mío, os saldrán 12 pasteles.

Horneamos en torno a 22-25 minutos, a una altura algo superior a la mitad del horno, hasta que veamos que los pastelitos se tuestan. Cuando estén listos, los sacamos y dejamos enfriar en el propio molde, hasta que tenga una temperatura que nos permita manejarlo. Desmoldamos con cuidado (son muy tiernos y es fácil que se rompan), podemos utilizar un cuchillo redondo para ayudarnos. Colocamos todos nuestros pasteles sobre una bandeja y espolvoreamos azúcar glas al gusto, y si queremos, un poquito de canela molida (yo este paso le omito, ya que no me gusta demasiado el sabor). ¡Y listo!

Pasteles de Belem

Pasteles de Belem


¡Deja un comentario bonito!