Bizcocho clásico de yogur

Bizcocho clásico de yogur

Esta es una de las recetas básicas que todo buen repostero tiene que tener apuntada en su cabeza: es muy sencilla y el resultado es un bizcocho -o magdalenas- esponjoso, al que luego podremos añadir otros ingredientes para darle alguna gracia, o decorar al gusto si lo nuestro es la cocina creativa.

Precalentamos el horno a 170º, con calor tanto por arriba como por abajo.

Lo primero que haremos será verter el yogur (natural o con sabor limón son las mejores opciones) en el recipiente sobre el que vayamos a trabajar. Cuando tengamos el envase vacío, vamos a llenarlo de aceite suave (0,2) hasta el borde y añadirlo al bol. Haremos lo mismo con el azúcar, pero esta vez, rellenaremos el envase dos veces. Después, con la harina, tres veces: es importante echarla con una cuchara y no apelmazarla, que quede suelta. A continuación añadiremos tres huevos y un sobre de levadura, que corresponde a unos 15 gr.

Nota: si quieres darle un toque extra, añade la ralladura de un limón. Es importante solo quedarnos con la parte amarilla, y no llegar a “raspar” la parte blanca, que puede amargar.

Cuando lo tengamos todo, es el momento de batir: podemos hacerlo a mano, pero si utilizamos una batidora eléctrica el resultado será mucho mejor, porque la masa se llenará de aire y el resultado final será un bizcocho mucho más esponjoso.

A continuación, vertemos nuestra masa en el molde que hayamos seleccionado: si queremos hacer un bizcocho, en un molde para ello; si por el contrario, preferimos magdalenas, utilizaremos cápsulas (nos resultarán unas 20 aproximadamente) y las llenaremos a 3/4 de su capacidad.

El tiempo de cocción para el bizcocho será de 40 min. aproximadamente; para las magdalenas, 20 min.

¡Deja un comentario bonito!